Imagen cortesía de: http://9www.ecestaticos.com/

Jon Bergmann, reconocido como el mejor profesor de matemáticas y ciencia de los Estados Unidos, cambió la metodología de la enseñanza tradicional. El método de practicar el estudio al revés da una ventaja de memorizar por 48 horas cualquier tipo de contenido.

Este pudo hacer que sus clases se basarán en un discurso para que no quería aburrir a sus alumnos, y puso en marcha un plan que llamó clase invertida, a partir del año 2007, los estudiantes de química de un instituto colorado, comenzaron a consumir esta teoría en casa, y dedicaron el tiempo de la clase a investigar, resolver las dudas o trabajar en proyectos.

Bergmann y un método bastante efectivo

Según Bergmann la ventaja principal de la clase invertida, es que resulta más efectiva porque el profesor se está adaptando a los diferentes ritmos de aprendizaje y así ningún estudiante se va a quedar atrás, tradicionalmente en un aula, los profesores hablan sobre información que para algunos es fácil de entender mientras que para otros no. Después se tienen que ir a casa a hacer los deberes y los que tengan padres que tengan conocimiento en esta materia siempre van a ganar.

Esta nueva tecnología permite que en las clases los alumnos reciban lo que necesiten individualmente, este método pedagógico ha creado una revolución, y que no da por hecho que todos los alumnos pueden avanzar al mismo ritmo, ya que apuesta más a la personalización que a la estandarizada.

Este método no es completamente nuevo, en los años setentas un pedagogo estadounidense llamado Benjamín Bloom, consideró que estaban equivocados al pesar de que la mejor forma de enseñar, era hacer que los estudiantes pasaron horas escuchando clases y luego fueron a sus casas e hicieron los deberes en base a lo que entendieron.

Dejar respuesta