Imagen cortesía de: radiaciones.files.wordpress.com

Uno de las mejores inversiones en tecnología es la creación de las redes Wi-Fi; pero los riesgos que conlleva, aparentemente parecen desapercibidos por las personas quienes usan este recurso; según la Federación Ambientalista Internacional.

Aunque la tecnología del Wi-Fi claramente parece más limpia, ya que no son necesario el uso de cableado; esta organización ambientalista ha asegurado que la radiación que se recibe es más directa y constante; lo que supone un riesgo silencioso que afecta las vías del sistema nervioso central, generando problemas de salud en varios niveles del organismo.

Diferentes riesgos de salud al usar WiFi

Muchos estudios han determinado que el uso constante de Wi-Fi representa un nivel de radiación incluso más alto que el emitido por una antena de teléfonos móviles; y que además es más virulenta que otras formas de comunicación. De allí que la FAI insiste en promover la conectividad a través de fibra óptica y cables; que a diferencia de las redes Wi-Fi no generan contaminación electromagnética importante.

Existen además otros riesgos de salud al usar WiFi, por ejemplo las alteraciones de comportamiento que pueden generar una condición llamada electroestrés, que produce importante discapacidad en las personas, y que cada vez es más diagnosticada en personas usuarias de este tipo de conexiones inalámbricas.

En el año 2011 la Organización Mundial de la Salud junto con la IARC; una agencia internacional encargada de la investigación del cáncer; clasificó este tipo de radiación como potencialmente cancerígena, asociándola a la aparición de glioma, un tipo de cáncer cerebral maligno. De ahí que aconseje fuertemente la creación de alternativas a conexiones más rápidas pero que representen menor daño a la salud, además de la promoción de herramientas y políticas de uso que minimicen el daño ocasionado al medio ambiente por el uso de la tecnología.

Dejar respuesta