imagen cortesía de: http://4.bp.blogspot.com/

Han transcurrido 2 semanas y dos jóvenes sacerdotes abandonaron.

¿Estará comprometido el futuro de la diócesis? En vista de lo que está pasando, parece ser que sí. No solo por los jóvenes que abandonaron el sacerdocio, también porque solo han ingresado 2 seminaristas, los cuales aun no están listos para salir al ruedo.

Hoy día el escenario de los jóvenes es incierto, el obispado lo llamo “falta de vocación”, la gran mayoría de los sacerdotes tiene entre  45 y 55 años.

 Abandonan sus hábitos, por amor

En estos últimos 6 años el 25% de los sacerdotes han abandonado el clero.

Dos casos agitaron bastante la comunidad de San Francisco. Marcio Peirone era sacerdote, pero a finales de noviembre dejo la parroquia porque sería padre y debía cumplir con función por el bien del niño. El obispo que comunico la noticia dijo “esta decisión del sacerdote es un momento de dolor para la iglesia, pero lo viviremos con humildad, justicia y verdad. Respetamos a los involucrados”

Una semana más tarde, Adrian Taranzano volvió a sacudir a la Diócesis, el joven era vicario, pidió dejar temporalmente su servicio sacerdotal, los motivos eran personales.

En el año 2012 Baldomero Britez que era padre, abandono los hábitos porque estaba enamorado de una mujer, quien estaba muy relacionada con la parroquia. Según contaron la relación romántica se fue dando poco a poco, no fue de una vez.

Hace algunos años en el 2009, Víctor Casas, anuncio en plena misa que estaba enamorado “en cosas del corazón nadie puede mandar, me enamore y quiero tener una familia” menciono el párroco.

Estos han sido los casos recientes y más escuchados en la diócesis. Como se puede notar el celibato es algo difícil de cumplir para estos jóvenes con vocación religiosa, y es la causa principal por la que abandonan sus hábitos.

Dejar respuesta