Imagen cortesía de: efesalud.com

Con el paso de los años, el ojo comienza a envejecer, hasta que se instaura un defecto en la visión, conocido como presbicia o visión cansada. Si bien esta condición aparece por norma, a partir de los cincuenta años; se ha visto un incremento en la aparición de casos en poblaciones más jóvenes, asociado al uso excesivo de tabletas, teléfonos móviles y pantallas de ordenadores. Por ello la tecnología y los defectos de visión se han incrementado con el paso del tiempo.

El Instituto Oftalmológico Tres Torres, a cargo de Emilio Juárez como su director médico; se ha pronunciado a este respecto, indicando que es notable la aparición de presbicia que limita el trabajo, en individuos más jóvenes, indicando la precocidad del trastorno.

La vista cansada o presbicia, es producto de una degeneración del cristalino que progresa al punto de impedir el enfoque de las imágenes a corta distancia. Esto limita las capacidades de lectura de la persona y ocasiona síntomas como incomodidad, pesadez o picazón en los ojos.

Relación del uso de tecnología y los defectos de visión

Los avances tecnológicos y el uso indiscriminado e insatisfaciente de estos, ha ocasionado que esta condición ocular se presente en mayor número de personas, y lo más importante aún, es que éstas no sean parte del grupo etario que involucra la epidemiología de este trastorno. Aunque parezca extraño, las consecuencias de usar de forma excesiva la tecnología pueden causar daños en la visión y el cerebro.

Juárez asegura que hace cinco años, las intervenciones quirúrgicas por presbicia en jóvenes eran excepciones, con un margen de representación de apenas el 0,5%; ahora mismo llegan a representar el 10% de las cirugías por esta condición.

Desde un punto de vista global, evaluando los riesgos,peligros y antecedentes de los pacientes jóvenes que presentan visión cansada, se ha determinado que el común denominador es el uso de dispositivos electrónicos como ordenadores, móviles y tabletas.

Juárez destaca la relación del uso de tecnología y los defectos de visión, afirmando que el uso de estas pantallas es la razón del deterioro de las funciones del cristalino del ojo. Este deterioro no esperado en jóvenes, es difícil de corregir puesto que los lentes usados para mejorar esta condición no son eficaces para un cristalino joven que de manera precoz presenta calcificaciones y rigidez, propias del exceso de uso.

Dejar respuesta